La ecografía durante el embarazo: Garantiza el bienestar de la madre y de su bebé.

95764

“Durante esta evaluación ocurre un momento mágico y trascendental, ya que se hace evidente el vínculo materno, cuando la paciente escucha los latidos cardiacos de su hijo y – gracias a la tecnología actual- puede verlo a través de una imagen de extraordinaria nitidez y realismo. Es considerado un examen de rutina, imprescindible, que permite revisar con exactitud, el desarrollo, la anatomía y el bienestar del bebé antes de nacer. Además, sirve para detectar anomalías o patologías durante la gestación.
¿Por qué son importantes las ecografías? ¿Cuántas deben realizarse? ¿En qué consisten? Son algunas de las típicas preguntas que surgen durante el embarazo. El ginecólogo, integrante del equipo multidisciplinario de la Clínica de la Mujer, William Stanley Espínola, aclara éstas y otras dudas respecto a este fundamental análisis clínico que se le hace al paciente antes de nacer.

¿En qué consiste una ecografía?

Una ecografía o también llamada ultrasonografía, consiste en una herramienta diagnóstica que utiliza como principal elemento el ultrasonido. Este instrumento está ampliamente difundido en todas las áreas de la salud y especialmente desarrollada en la medicina perinatal (período inmediatamente anterior o posterior a al nacimiento).
El principio básico es que: Una fuente emisora envía y a su vez recibe el haz de ultrasonido proveniente de los tejidos originados por la concepción: Feto, placenta y líquido amniótico. Esa señal acústica recepcionada, luego se transforma en eléctrica, para finalmente ver la imagen en las pantallas de los ecotomógrafos.

¿Por qué son importantes las ecografías, qué papel juegan durante el embarazo?

El examen ecográfico fetal tiene vital importancia, básicamente por dos motivos: Permite introducirnos en un mundo que, por años, fue parcialmente conocido y que en la década de los 70’ nos dio la oportunidad de visualizar aspectos anatómicos y funcionales del feto y la placenta.
A través de este método, se han controlado múltiples patologías asociadas a la gestación y se ha permitido conocer el desarrollo fetal: Ver su peso actual e incluso proyectar con cuántos kilógramos nacerá.

En las últimas décadas, el ultrasonido ha servido de apoyo para realizar técnicas invasivas de diagnóstico prenatal, como son la amniocentesis genética (técnica que obtiene líquido amniótico para luego indicar el número de cromosomas del feto); cordocentésis (procedimiento que extrae sangre del cordón umbilical), y cirugías intrauterinas en forma muy particular.

ecografias_4D_Ecox1Uno de los eventos trascendentales de este examen, es hacer evidente el vínculo madre- hijo, cuando la paciente puede escuchar los latidos cardiacos de su bebé y, en especial con la tecnología actual, verlo a través de una imagen con extraordinaria nitidez y realismo.

 

 

 

¿Cuándo es oportuno realizar la primera ecografía?

Es oportuno realizarla desde que se sospecha la existencia de una gestación, es decir, desde cuando hay atraso menstrual o bien cuando se tiene un test de embarazo positivo. Esto es importante porque nos asegura la edad gestacional del embarazo o nos descarta la existencia de éste. También nos informa de algunas complicaciones asociadas, como por ejemplo, un huevo anembrionado (significa que el embarazo se ha detenido y que el embrión no se ha desarrollado) o una gestación fuera del útero materno.

¿Cuáles son las ecografías que se deben realizar durante el embarazo? ¿En qué consisten y por qué es importante cumplir con cada uno de estos procedimientos?

Los principales objetivos del ultrasonido rutinario son: Disminuir la morbimortalidad perinatal y determinar posibles riesgos en el embrión y en la madre. En Chile se realizan por lo menos tres ecografías durante el embarazo: La primera se hace al inicio de la gestación, idealmente antes de las 12 semanas, y sus propósitos son: Determinar la edad gestacional; observar la vitalidad embrionaria y establecer el número de fetos, es decir, ver si son gemelos y determinar si su origen corresponde a uno o a dos huevos.

En la segunda ecografía, entre las 22 y 24 semanas, se hace una estimación del peso fetal y se compara con una curva estándar. Es aquí cuando se realiza un completo “examen físico” al feto, recorriendo a este en su totalidad de órganos y sistemas, para establecer la normalidad anatómica. Esta evaluación puede detectar malformaciones cardiacas, renales, faciales y las asociadas al sistema nervioso central (dejando en claro que no siempre es posible determinar todas las anomalías).
Agregamos en esta evaluación técnicas de flujometría Doppler color, para evaluar las arterias uterinas maternas y medir el cuello uterino de la madre, con el objetivo de establecer riesgos de parto prematuro o riesgo de preclamsia (hipertensión y pérdida de proteínas por la orina después de la semana 20 de embarazo).

Una tercera ultrasonografía se realiza entre las 32 y 34 semanas, con la siguiente finalidad: Establecer parámetros del crecimiento fetal; observar la situación del bebé en la pelvis; evaluar el líquido amniótico y analizar las características y ubicación de la placenta.
ecografias_4D_Ecox1Actualmente existe en un examen ya establecido como rutinario, que se realiza entre las 11 y 14 semanas de gestación. Su principal objetivo es determinar el riesgo de aneuploidías (número anormal de cromosomas), por ejemplo Síndrome de Down. Este procedimiento se ejecuta a través de “marcadores ecográficos” donde se debe observar la  presencia o ausencia del hueso nasal.

¿Qué tipos de ecografías existen y en qué consisten?
Actualmente existen tres tipos básicos de ecotomografías.

– Modo B: Es la convencional y la más utilizada en los exámenes. Aplica el ultrasonido clásico, donde se ven las imágenes en forma bidimensional y se realiza por vía transabdominal o transvaginal.
– Modo Doppler: Ultrasonido que evalúa los flujos sanguíneos de la madre (arteria uterina), placentarios y los diferentes vasos fetales. Con este examen podemos demostrar el grado de suficiencia o insuficiencia de oxigenación del feto.
– Ecografía 3D y 4D: A través de un sistema computacional, se realiza la integración de imágenes captadas por transductores de volumen, es así que se logran imágenes en 3D, aplicadas en el rostro del feto principalmente. Es necesario destacar que este examen es prescindible de realizar, ya que la gran mayoría de los diagnósticos se hacen de manera convencional. Sin embargo, sirve para explicar a los padres cuando un recién nacido presenta alguna malformación, como por ejemplo fisura labial.

¿A qué riesgos se expone una mujer (y su hijo) que no se ha realizado las ecografías de rutina?
Una mujer que no se ha realizado ningún tipo de ultrasonografía, presenta algunos inconvenientes dados primariamente en la edad gestacional. Aproximadamente en un tercio de las paciente, ocurre que su última regla no coincide con la ecografía, esto se traduce en embarazos catalogados como “edad gestacional dudosa” (actualmente casi inexistentes), que décadas atrás generaban una problemática, de no menor importancia, para aclarar el tiempo del embarazo.
Difícil sería no contar con ultrasonido para controlar patologías y casos especiales, como por ejemplo: Las restricciones de crecimiento intrauterino; la incompatibilidad del grupo rh; manejo de embarazos gemelares y determinación de malformaciones, que son de vital diagnóstico intrauterino, como también lo son las espinas bífidas (problema en la columna vertebral), las hernias diafragmáticas y algunas anomalías cardiacas.

“Los ultrasonidos se han ocupado en la medicina por cerca de 50 años y los estudios han ninos-eco-01-zdemostrado que no producen efectos adversos. Por lo tanto, no existen inconvenientes para que ninguna paciente esté exenta de estos procedimientos. Todas las recomendaciones y guías clínicas del mundo y de nuestro país, así lo indican. Es más, las ecografías están incorporadas como obligatorias dentro del control prenatal a todas las pacientes embarazadas, bajo el concepto de accesibilidad, oportunidad y gratuidad. Bajo esta mirada, no existen dificultades para realizar estos exámenes, quedando excluidas o marginadas aquellas personas que desconozcan su calidad de embarazadas o que viven en situaciones geográficas extremas”, destaca el doctor William Stanley.

Galería | Esta entrada fue publicada en Embarazo, Portada, Salud y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s